viernes, 3 de julio de 2015

FRANCISCO MARTÍNEZ NOS RESEÑA SU NOVELA "TÚ ERES LA ESTANCIA"

Todos los escritores, al finalizar una novela, deseamos ser el centro de atención. Anhelamos las opiniones rápidas de los lectores y la reseña positiva de los críticos que impulsen nuestra obra a ser leída por todos. Pero esto no siempre sucede. ¿Alguien se ha preguntado qué siente el novelista al finalizar su obra? ¿Cómo definiría su trabajo una vez publicado?

Este cuestionario pretende transmitir la visión del escritor. Le preguntaremos sobre su novela y le daremos la oportunidad de promocionarla y hacerse autocrítica. En definitiva, será su manera de convencernos para que leamos su novela.

HOY NOS PRESENTA SU OBRA FRANCISCO MARTINEZ

1-Este cuestionario lo leerán muchas personas, algunas no te conocerán. Preséntate a tus nuevos lectores. 

Me llamo Francisco Martínez Navarro, vivo en Almería, trabajo en la Enseñanza Secundaria y en la Escritura.

2-¿Cómo se llama tu nueva novela?

Tú eres la estancia. 

3-Dinos, lo más resumido que puedas, cuál es el tema central de tu novela, en qué tiempo se desarrolla y qué has querido transmitir con ella.

A finales del S.XVI y principios del S. XVII un escribano del Marquesado de los Vélez, entre las actuales provincias de Murcia y Almería, sube en la escala social gracias al noble (el tercer Marqués) y llega a la condición de hidalgo. Su vida coincide con el final de la sublevación de los moriscos y posterior etapa de dispersión y expulsión. Mantiene una relación afectiva con una esclava morisca pero se casa con una cristiana por conveniencia. En Madrid conocerá a Lope de Vega y le encargará una obra de teatro para realzar el linaje de los Fajardo. Al final de sus días arriesgará su vida para rescatar a un niño morisco que ha sido raptado para que se quede en la península al tiempo que los padres y demás familia son deportados al norte de África. 

Con esta trama basada en encuentros, desencuentros, traiciones, crueldades y grandes generosidades he querido exponer un ideario: en esa época la clase noble en España ahogó lo que podría haber sido la primera consolidación de la clase burguesa, mercantil. Por eso, el personaje principal, no mantiene una relación familiar estable con su antigua esclava morisca, a pesar de que se le ofrece la oportunidad de colaborar económicamente con los moriscos. Él prefiere el prestigio del antiguo abolengo de las clases dominantes. Las enseñanzas de un viejo esclavo morisco sobre el autoconocimiento (“ángeles” y “demonios” del “alma”), basado en la idea platónica de que el alma tiene un origen divino, podía haber sido el nexo de unión entre islámicos y cristianos: “tú eres la estancia” es una frase que resume esta idea. Pero esto es también un fracaso histórico real, plasmado en la personalidad del personaje principal.

4-¿Se ha publicado en papel o en digital? Dinos con qué editoriales y no dudes en poner su página web para que podamos conocerlas.

La novela ha sido publicada en formato libro-papel en la editorial Dauro. 


5-Los autores nos encariñamos con nuestros personajes. Háblanos de ellos y dinos cuál es tu preferido.

Mi preferido es Guzmán Muqaní: el viejo esclavo morisco de la familia del personaje principal, Diego de Arcas. Viene del horror de la Guerra, cuida de su nieta (amante de Diego), es fiel a sus creencias y las transmite a Diego de manera sincrética con el Cristianismo. También me encariñé con una tal Fuencisla, una mujer perseguida por la Inquisición por ejercer funciones sacerdotales, a la cual Diego de Arcas, ya adulto, confiesa sus remordimientos.

6- Las ideas surgen como chispas, a veces nos vienen cuando menos nos lo esperamos. ¿De dónde partió la idea de escribir esta historia?

La idea vino de conocer la vida real del tercer Marqués de os Vélez: fue consejero de Felipe II y tuvo una participación decisiva en el asesinato de Juan de Escobedo. Todo esto aparece en la novela mezclado con personajes de ficción. Hay algo más: si hoy hablamos de ‘PSICOLOGÍA’ y ‘AUTOCONOCIMIENTO’ que a nadie le quepa la menor duda de que es debido al ideario basado en las “moradas del alma” y que en Tú eres la estancia aparece claramente: el ser humano es el recipiente o la casa o la estancia donde habita el espíritu, que es siempre inmortal, mutable, elástico y aficionado a los disfraces.



7-La novela histórica es un trabajo muy arduo. ¿Cuánto tiempo te llevó documentarte y recopilar todos los datos suficientes para desarrollarla?

Empecé a escribirla en 2008 y terminé en 2011. Buscar datos, contrastarlos, reconvertirlos en trama, alternar personajes reales con ficticios, imitar el lenguaje de la época pero siendo entendido por los lectores actuales fue un trabajo, no difícil, pero sí metódico. 

8-¿Qué fue lo más anecdótico que te encontraste en esta documentación?

Cuando ya tenía la novela a la mitad, cae en mis manos un dato decisivo: Lope de Vega escribió una de sus innumerables obras de linaje para la casa de Vélez. En 2009 la Universidad Autónoma de Barcelona la volvió a editar. Decidí incluir esta circunstancia en la vida de Diego de Arcas, con lo que la novela se alargó. Es muy gratificante contar con Lope como secundario de lujo.

9-¿Por qué crees que esta novela merece ser leída?

Esta novela es una mirada al pasado para comprender el presente. El lenguaje es de la época pero entendible por el público actual. Hasta que no se inventen las máquinas para viajar en el tiempo hay que leer novelas como esta. Mezclar personajes de ficción con reales es un placer, un reto, un medio de conocimiento y una buena lectura. Es larga porque es completa: la vida de un hombre, las claves de una época. En Tú eres la estancia leer es saber, leer es crecer.

10-Déjanos abrir boca. ¿Nos permites leer un trocito de ella? 

“Diego entendía por jofores lo que todo el mundo: ficciones e imaginaciones de algunos gramáticos árabes que los alfaquíes recitaban para consuelo de los rústicos ignorantes, siempre inclinados a añorar los gloriosos tiempos en que en la península reinaban los herederos de la secta de Mahoma. Adará guardó silencio y continuó parsimoniosamente con su labor. Diego, en señal de no querer seguir riñendo, tomó algunos espinosos espárragos de las manos de Adará para ayudarle a alisarlos. 

-¿De verdad tú eres de los que creen que mi familia se entretiene las noches de luna llena amenazando con una nueva guerra? -le preguntó ella al fin, retomando el buen tono.

-¿Qué, si no?

-Los jofores no son predicciones. Ni ánimos para una nueva lucha. No dicen lo que va a pasar sino lo que debemos hacer. De pequeños, nuestras madres nos recitan historias. Entre nosotros, las primeras palabras que oímos no son... las conversaciones de la cocina. Lo primero que un niño recién nacido o con pocos días oye es... la verdad, la belleza. Unos buenos padres se preocupan de que sus hijos aprendan de memoria su propia historia. Y cuando crecen, han de recitarla frecuentemente para recordarla siempre. Y para que más adelante puedan ampliarla y seguir transmitiéndola.

-¿Y por qué no escribís todo eso en libros?

-Porque si los curas los encontraran, los quemarían; y a nosotros también. Y porque los papeles no son nunca buenos confidentes. Cualquiera puede leerlos y no saber por qué fueron escritos y creer que significan una cosa distinta a la que quería quien los pensó. Los verdaderos libros no se escriben. Se recuerdan. Se cantan. Se festejan cuando la memoria los saca a la luz del fuego. Se regalan a quien se le pueden ver los ojos. Se llevan dentro para actuar de acuerdo con ellos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA