jueves, 28 de abril de 2016

ESPIAS, MECENAS Y ESCRITORES: LOPE, CERVANTES Y QUEVEDO

El pasado 23 de Abril daba comienzo la Feria de Libro de Granada y como no podía ser de otra forma, las Jornadas de Novela Histórica de Granada quisimos aportar nuestro granito de arena a los actos celebraros en pos de la Literatura. 


La idea surgía meses antes de la mano de Blas Malo y su última publicación: Lope, la furia del fénix; principal culpable de que finalmente se decidiera tratar el tema del mecenazgo en el Siglo de Oro. Para nuestra fortuna, un gran especialista en el tema quiso acompañarnos, Juan Varo, cuya fama como buen profesor pudimos corroborar durante su intervención. 

Con Juan, Blas y una servidora haciendo las veces de presentadora, todo estaba listo para que la mañana del sábado 23 fuese perfecta. Así fue, desde la Sala Zaida, podíamos ver cómo una Granada coronada por un sol radiante, se llenaba de gente que paseaba curioseando entre las decenas de stands. La ciudad entera olía a libro. 

Entre tanto, el interior de la sala también se animaba. Algunas caras conocidas iban llegando junto a otras que se acercaban por primera vez a los actos de nuestra asociación. A todos ellos se irían uniendo algunos curiosos, que tras mirar la exposición de fotografía que nos rodeaba, decían aprender un poco más sobre la ajetreada vida de los artistas en busca de mecenas. 



Juan Varo sería el primero en intervenir. En unos pocos minutos nos situó en el Siglo de Oro, un periodo donde surgirán personalidades tan importantes como las que se iban a tratar pero que, no obstante, vieron su labor creativa cuartada por la necesidad de tener un mecenas que le diera no solo sustento económico sino también un lugar en la corte. 

Como era inevitable en el año cervantino, el autor del Quijote sería el primero en entrar en escena. Juan nos mostraba a un hombre al que la mala suerte persiguió a lo largo de toda su vida y a quien le costó encontrar mecenas tras sus continuos cambios de bando a nivel político. Así vivió el autor cumbre de la Literatura Universal, ensombrecido por la figura de Lope e incomprendido en su época. 

Llegaba ahora el turno de Lope de Vega a quien Blas Malo conoce muy bien. Para el dramaturgo español por excelencia, tampoco fue fácil la labor de encontrar un mecenas y mucho menos uno que apreciara su arte. Pasó por la protección del duque de Sessa y el duque de Alba, ambas alianzas muy necesarias, pues los líos de faldas ya le habían metido en problemas en varias ocasiones. 

Las aventuras y desventuras de Lope y Cervantes consumieron el tiempo y apenas unas líneas quedaron para hablar de Quevedo, al que al menos pudimos esbozar como un personaje atípico. 

El protagonista de una de las rivalidades literarias más conocidas sin duda merece mucho más que unos pocos minutos; sin embargo, al igual que cuando se viaja a un nuevo lugar, siempre has de dejar algo sin visitar como excusa para volver, puede que haber dejado en el tintero a Quevedo nos sirva para encontrarnos en otra ocasión.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA