domingo, 23 de octubre de 2016

LUIS GARCÍA JAMBRINA NOS HABLA SOBRE SU NOVELA: LA CORTE DE LOS ENGAÑOS

1.- Este cuestionario lo leerán muchas personas, algunas no te conocerán. Preséntate a tus nuevos lectores.

-Soy novelista y profesor titular de Literatura Española en la Universidad de Salamanca. En cuanto a mi formación, soy doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Salamanca y máster en Guion de Ficción para Cine y Televisión por la Universidad Pontificia de Salamanca. He sido crítico literario durante muchos años y he cultivado con cierta asiduidad el ensayo. Después de publicar dos libros de cuentos, di a la luz mi primera novela, El manuscrito de piedra (Alfaguara, 2008; Ediciones B, 2014), galardonada en 2009 con el prestigioso Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza, de la que han aparecido numerosas ediciones y varias traducciones. Después he publicado, con éxito de público y crítica, El manuscrito de nieve (Alfaguara, 2010; Ediciones B, 2016), En tierra de lobos (Ediciones B, 2013), La sombra de otro (Ediciones B, 2014) y Bienvenida, Frau Merkel (Salto de Página, 2015).

2.- ¿Cómo se llama tu nueva novela?

-La corte de los engaños (se publicó el 4 de octubre de 2016)

3.- Dinos, lo más resumido que puedas, cuál es el tema central de tu novela, en qué tiempo se desarrolla y qué has querido transmitir con ella.

-La novela se centra en un acontecimiento histórico no demasiado conocido que pudo cambiar el rumbo de España y de Europa: el atentado sufrido en Barcelona por el rey Fernando II de Aragón. En ella se hace un recorrido por un año decisivo 1492. Y se sitúa fundamentalmente en dos ciudades singulares: Granada y Barcelona. Pero lo más importantes es que está narrada y protagonizada por tres mujeres extraordinarias: Beatriz Galindo la Latina, maestra de latín y dama de la reina; Catalina de Dalt, una noble catalana ambiciosa y sin escrúpulos; y Sara Dertosa, una joven judía con un destino incierto. Entre las tres, nos ofrecen una mirada distinta y más profunda de la época y de la corte de los Reyes Católicos. Es una época, por cierto, de grandes mujeres, empezando por la reina.

4.- ¿Se ha publicado en papel o en digital? Dinos con qué editoriales y no dudes en poner su página web para que podamos conocerlas.

-Se ha publicado en papel y edición digital por la editorial Espasa. www.planetadelibros.com

5.- Los autores nos encariñamos con nuestros personajes. Háblanos de ellos y dinos cuál es tu preferido.

-Beatriz Galindo representa la mayor cercanía a la corte, Catalina es la que se enfrenta a los reyes de una manera abierta y Sara es una víctima inocente de las decisiones reales. Para mí ha sido un gran reto ponerme en la piel de tres mujeres tan diferentes y de una época tan lejana a la mía y tratar de empatizar con ellas, y, sobre todo, que resulten verosímiles. En principio, mi favorita es Sara, la joven judía que sufre en sus carnes y en las de su familia el decreto de expulsión de los judíos de España. Esa trágica experiencia la hace madurar de golpe y la convierte en una mujer valiente y luchadora, capaz de casi todo, sin dejar de ser fiel a la memoria de los suyos. La que más problemas me ha causado fue Catalina de Dalt; no en vano es una mujer muy rebelde, díscola y sin escrúpulos, pero, al final, es la que más me conmueve. Beatriz es la más equilibrada y, por otro lado, la más compleja y heroica.

6.- Las ideas surgen como chispas, a veces nos vienen cuando menos nos lo esperamos. ¿De dónde partió la idea de escribir esta historia?

-Hace años, cuando preparaba mi primera novela, El manuscrito de piedra, me topé con este sangriento suceso, que enseguida me fascinó; de hecho, aludo ya al atentado en esa novela. Pasado el tiempo, volví a él y decidí convertirlo en el eje central de La corte de los engaños. Por un lado, es un acontecimiento histórico que tiene una gran relevancia, pues, si el rey hubiera muerto —y la verdad es que estuvo a punto de perecer—, habría cambiado de forma notable la Historia de España y de Europa. Por otro, es un suceso lleno de intriga y de misterio en el que se dan cita las conspiraciones políticas, los deseos de venganza, las pasiones desatadas, la piedad y la violencia, el amor y el odio…


7.- La novela histórica es un trabajo muy arduo. ¿Cuánto tiempo te llevó documentarte y recopilar todos los datos suficientes para desarrollarla?

Mis dos primeras novelas se sitúan ya en esa época; así que ya tenía buena parte del camino hecho. Luego me leí todo lo relativo al atentado, que tampoco es demasiado. Y, por último, me documenté mucho sobre Granada y Barcelona en ese momento. Fueron varios meses de trabajo previo al de escritura. Pero lo importante es saber seleccionar y dosificar la información. 

8.- ¿Qué fue lo más anecdótico que te encontraste en esta documentación?

-Sobre Beatriz Galindo no hay demasiada documentación, a pesar de ser la mujer más culta de su época, al menos no la hay sobre la época que a mí me interesaba. Pero poco a poco fui descubriendo algunos datos, a veces entre líneas, que apuntaban a una posible relación entre el rey Fernando y ella, que era muy guapa. Ese suceso marcará la vida de esta dama y consejera de la reina. Pero no puedo contar más.

9.- ¿Por qué crees que esta novela merece ser leída?

Porque ofrece una mirada nueva y distinta sobre el momento más decisivo de la Historia de España; porque trae al presente un acontecimiento muy relevante, pero poco conocido y poco tratado; y, sobre todo, porque nos ofrece un retrato en primera persona de tres mujeres extraordinarias, cuyos relatos se entrelazan para tejer un gran tapiz en el que se mezclan las historias particulares e íntimas con la Historia general y colectiva. 

10.- Déjanos abrir boca. ¿Nos permites leer un trocito de ella?

[Así comienza el relato de Beatriz Galindo:]

Hay años en los que los acontecimientos se suceden y eslabonan de tal forma que apenas tenemos tiempo de asimilarlos; años en los que las vidas y destinos se entrelazan y bifurcan una y otra vez; años en los que todo parece pender de un hilo tan sutil que en cualquier momento podría romperse. Años, en fin, de incertidumbre, de encrucijada, de expectación… El de 1492 fue uno de esos periodos. Naturalmente, no todo lo que en él ocurrió fue bueno ni justo ni encomiable; de hecho, yo aún no sé muy bien cómo calificarlo. Annus mirabilis aut horribilis? (¿Año maravilloso u horrible?). Para unos, sin duda, fue un annus mirabilis; para otros, más bien horribilis. Para mí, Beatriz Galindo, fue el mejor y el peor de los tiempos, pues en él se entremezclan hebras de oro con las de lana negra, lo que me ha dejado, desde entonces, una extraña sensación agridulce en la memoria…

[Así comienza el relato de Catalina de Dalt:]

Con razón dicen que las malas noticias viajan a caballo y las buenas a pie. La de la caída de Granada debió de hacerlo en un corcel volador, pues llegó a Barcelona al poco tiempo de haberse producido, cogiéndonos a todos por sorpresa y con el pie cambiado. Cuando digo a todos, me refiero, claro está, a los míos, a los de mi estirpe, y, por extensión, a los pocos nobles levantiscos que aún quedaban en Cataluña. Después de tantos años de campaña, la mayoría de nosotros pensábamos que la guerra contra el reino de Granada se había estancado de forma indefinida. Y hete aquí que, de repente, nos llegaban nuevas de que Isabel y Fernando, Fernando e Isabel, pues la verdad es que estaban hechos el uno para el otro, aunque en un principio ninguno de los dos estuviera destinado a ser rey, acababan de entrar en la Alhambra con grandes muestras de poderío y magnanimidad…

[Así comienza el relato de Sara Dertosa:]

Los recuerdos se agolpan y entremezclan de tal forma en mi corazón que me resulta muy difícil ordenarlos e insertarlos, como si fueran las cuentas de un collar, en este relato al que ahora doy comienzo para que, en el futuro, puedan leerlo mis hijos y los hijos de mis hijos y las sucesivas generaciones, porque ellos tienen derecho a saber de dónde vienen y quiénes fueron sus antepasados, los lugares en los que hemos vivido y lo mucho que hemos sufrido hasta llegar aquí. Corría el año 5252 de la Creación, que, en el calendario vulgar, se correspondía con el de 1492 de la era cristiana, de infausta memoria para nuestro pueblo por lo que aconteció en Sefarad. En los meses previos, pocos fueron los que presagiaron que algo así iba a suceder. Ninguno de nuestros sabios astrólogos observó nada extraño en la disposición de las estrellas. Ningún profeta nos avisó con la debida antelación de que debíamos prepararnos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA