lunes, 3 de marzo de 2014

PRESENTADA EN GRANADA LA NOVELA "EL CAUTIVO DE GRANADA"

Una crónica de Armando López-Murcia


En la tarde del pasado miércoles, y en el ambiente intimista de la capilla del recientemente inaugurado Hotel "La Marquesa" (asentado en la Carretera de La Zubia, sobre un palacete con reminiscencias de una más antigua hacienda nazarí), fue presentada la novela "El Cautivo de Granada", basada en la vida de Ibn Al Jatib.

Dicho acto, organizado por la Editorial "Almuzara", contó con la presencia de Primitiva Sanz, periodista de Canal Sur, quien dirigió el desarrollo del mismo, y con la intervención del autor de la obra, el escritor Marceliano Graciano, quien habló a los asistentes sobre su libro, una más que fascinante novela histórica sobre el reino nazarí y la figura del insigne Ibn Al Jatib. Este egregio personaje, "el hijo del predicador", fue un andalusí, granadino y lojeño, de hace ochocientos años, estadista, literato, místico, erudito, poeta, médico, político y diplomático de controvertida y fecunda vida, cuya leyenda perdura aún en nuestros días, y quien fuera conocido como "el de los dos visiratos", "el de las dos vidas" o "el de las dos tumbas". Y en la novela se comprende todo ello.

Como argumento, la detención en Fez, capital del sultanato meriní, en 1374, de un hombre, de aspecto noble y distinguido, a las puertas de la mezquita al-Qarawiyyin por orden del sultán y encarcelado en una mazmorra. Durante su cautiverio, el preso narrará su historia al carcelero, Jalid, e irá desgranando los recuerdos de su intensa y polémica vida como visir del sultán de Granada.

A mediados del siglo XIV, el reino nazarí gozaba de su máximo esplendor. Los sultanes levantaban en la Alhambra palacios de ensueño. Columnas de mármol adornaban sus patios y las paredes estaban revestidas de panes de oro y lapislázuli. El hombre fuerte en aquella Corte esplendorosa era el visir Ibn al-Jatib; primer ministro, consejero, historiador, poeta y médico. Para sus detractores, un hombre de ambición desmedida, ávido de riquezas, que se disfrazó de místico y traicionó a su rey. Para sus adeptos, un hombre apasionado por la literatura, de desbordante actividad política, sagaz, erudito y dotado de una elocuencia asombrosa. Personaje clave, testigo y protagonista de la época, de su mano conoceremos en esta novela histórica los entresijos de una Corte sembrada de rencores y ambición, donde morir en la cama era un privilegio que pocos alcanzaban.

En la turbulenta política granadina, la violencia y el crimen dominaban la vida cotidiana. Sultanes y visires se sucedían en el cargo, víctimas de conjuras, asesinatos y golpes de estado. Un período en el que se fraguaron grandes cambios políticos y militares: Castilla se desangraba en una guerra fratricida entre Pedro el Cruel y su hermano bastardo; Francia e Inglaterra batallaban en la interminable Guerra de los Cien Años; la Iglesia Católica estaba sumida en el Cisma de Occidente. Un tiempo que conoció el horror de la Peste Negra. Un siglo que constituye una de las épocas de hierro de la historia de la humanidad, y que revivimos con insólita veracidad en esta apasionante obra. 

El autor, Marceliano Galiano (Toledo, 1942) emigró muy joven a Wiesbaden, Alemania, donde comenzó a trabajar en las Líneas Aéreas de Francfort como Tripulante de Cabina. Tras trasladarse junto con su mujer e hijos a Madrid, su empleo como auxiliar de vuelo le permitirá viajar y conocer las más diversas ciudades del mundo: Nueva York, Chicago, El Cairo, Buenos Aires, Nairobi, Lima... Muchas de sus crónicas fueron publicadas en la revista Ronda Iberia, distribuida a los pasajeros durante el vuelo. Lector y escritor impenitente, resulta finalista de diversos certámenes literarios, especializándose en novela histórica. Es autor de "El aroma del arrayán", publicada en 2009 con gran acogida de crítica y público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA