miércoles, 25 de septiembre de 2013

YEYO BALBÁS CONTESTA A NUESTRA ENTREVISTA PARA AUTORES

CUESTIÓN DE ESCRIBIR NOVELA HISTÓRICA. HOY CONTESTA... YEYO BALBÁS

 
 
1.- Preséntate tú mismo a tus lectores.
            Me llamo Yeyo Balbás, nací en Cantabria y soy un escritor especializado en novela histórica. He publicado dos obras con Roca Editorial, Pax romana y Pan y circo, y también colaboro en revistas de divulgación.

2.- ¿Cuándo escribiste tu primera historia?
            Comencé a dibujar tebeos a los nueve años y, desde entonces, he realizado cómics, cortometrajes, cuentos y, finalmente, novelas. Mi primer relato literario lo escribí con veinte años, pero las artes narrativas tienen mucho en común y mi experiencia en otros campos me ha sido de gran ayuda para mi primera novela.

3.- ¿Cómo recuerdas los comienzos de tu profesión de escritor?
Resulta difícil determinar cuándo puedes considerarte escritor. Esta labor supone un continuo proceso de aprendizaje y, dado que muy pocos pueden vivir de ello, no es fácil considerarla una profesión. Para mí es más un oficio o una vocación, que adquirió protagonismo en mi vida mientras trabajaba en una oficina. A decir verdad, no soy muy partidario de esa clase de etiquetas, pues muchas veces están asociadas a determinadas poses.



4.- ¿Has podido, en algún momento de tu vida, vivir de la escritura?
Al igual que la inmensa mayoría de los novelistas, los ingresos generados por la escritura no me permiten dedicarme a ello de forma exclusiva, aunque me gustaría compatibilizar esta labor con algún trabajo a tiempo parcial.

5.- ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?
Es algo difícil de responder. Gran parte de mis primeros recuerdos están asociados a la lectura, ya sean cuentos ilustrados, cómics o novelas juveniles. Uno de mis primeros libros fue una selección de pasajes de las obras de Miguel Delibes, titulado Mi mundo y el mundo.

6.- La inspiración siempre es esquiva, o no. ¿Tienes algún método o rutina para que no falte a la hora de escribir?
            Soy bastante metódico al escribir; con la práctica, he llegado a domesticar mi creatividad, para lo cual me ha ayudado mi trabajo de diseñador gráfico. Sin duda, existen momentos en los que hay una chispa creativa, pero procuro que, cuando la inspiración llegue, me encuentre trabajando. Por otra parte, en la elaboración de una novela existen fases, como la documentación o las continuas correcciones, que son más bien rutinarias y pueden relegarse a momentos en los que te veas más espeso.

7.- Reseña, sin humildad, tus libros mejor escritos.
Dado que sólo he publicado dos, no resulta difícil elegir. Creo que mi segunda novela, Pan y circo, está mejor escrita que Pax romana. Pasar del relato corto a la novela supone un desafío enorme, en cuestiones como el ritmo narrativo o la evolución de los personajes, y siempre cometes novatadas. También son frecuentes los errores de planteamiento, como tratar de insertar demasiadas ideas, acumuladas durante años. En mi opinión, una novela ha de ceñirse a un tema concreto, o de lo contrario se diluye.

8.- ¿A qué personaje de tus novelas te gustaría dar vida?
El acto de narrar supone dar vida a los personajes. Escribir es jugar a ser un pequeño dios, y construir un mundo donde tú impones las normas. Uno de los aspectos más gratificantes de escribir una novela, o dirigir un cortometraje, es oír a la gente hablar sobre unos seres, surgidos de tu imaginación, como si fueran personas reales. También produce una gran satisfacción ver cómo cada lector «hace suyo» al personaje, y lo imagina de un modo distinto, acorde con su propia experiencia vital. Aunque si me preguntaba qué personaje me gustaría ver en carne y hueso, elegiría a Cintia, una actriz de mimo.

9.- ¿Crees que el negocio editorial va por buen camino?
Es indudable que en el negocio editorial existen tendencias generales, pero muchas veces hablamos de él como si fuera un ente abstracto dotado de voluntad propia, al que se le atribuyen unas intenciones deliberadas. En realidad, los fenómenos culturales son el fruto de infinidad de factores que interactúan entre sí. En España existen más de dos mil editoriales y cada una tiene una política empresarial distinta, además de publicar obras de unas características muy diferentes. Por otra parte, las decisiones de los editores están condicionadas por factores externos, entre los que destaca la delicada situación económica, y las preferencias de los lectores, que crean una especie de «selección natural» que hace que cierto tipo de libros tengan más posibilidades de publicarse. No obstante, si tuviera que generalizar y destacar algo, diría que en la industria editorial española ha primado el beneficio inmediato por encima de cualquier otra consideración, y eso no beneficia a nadie.

10.- ¿Cómo compatibilizas tu vocación con tu vida particular?
            Negociando con mi mujer y mediante muchos sacrificios.

11.- ¿Cuál es tu peor manía a la hora de escribir?
No soy demasiado maniático. Por las mañanas, necesito un café para convertirme en persona, y al escribir procuro evitar las comidas pesadas al mediodía y el alcohol por las mañanas, pues de lo contrario me encuentro demasiado espeso.

12.- Indícanos un autor predilecto anterior al s. XX que te haya convencido como lector y como escritor.
No suelo tener autores predilectos; hay novelas que me gustan más que otras, y cada una de un modo distinto. Mi ideal a la hora de mezclar ficción y hechos históricos son los Episodios nacionales de Benito Pérez Galdós, aunque, a nivel de técnica literaria, mi obra no se asemeja en nada a la suya. El estilo de cada autor responde a la mentalidad de su época, y nuestra sociedad ha cambiado mucho en los últimos cien años.

13.- ¿Ebook o en papel?
Con independencia de preferencias personales, la industria editorial debería ofrecer aquellos formatos que el público demande. Tal vez el libro digital absorba buena parte de la literatura de consumo, aunque no creo que llegue a desplazar al tradicional en otros campos, al menos a medio plazo. Personalmente, prefiero el papel. Como diseñador gráfico, me gusta el libro como objeto. También soy reticente a la «programada obsolescencia» de la industria tecnológica, ideada para obligarnos a gastar el dinero con el fin de estar siempre a la última. Para leer no quiero depender de un dispositivo de reproducción que cualquier día puede quedarse obsoleto. Tengo libros que llevan conmigo más de treinta años y aún puedo consultarlos, mientras que mis cintas VHS y LP’s se amontonan muertos de asco en un desván.

14.- ¿Qué relación te une con Granada?
Mi mujer trabajó dos años en Jaén como médico forense y realizó un master en la Universidad de Granada. Visitamos juntos la ciudad infinidad de veces al comienzo de nuestra relación, y por ello guardo un especial recuerdo de ella.

15.- ¿Qué te traes, actualmente, entre manos?
Estoy trabajando en mi tercera novela, ambientada en la Alta Edad Media española. 



16.- Recomienda un libro para este otoño.
Voy a ser corporativista y por ello recomendaré El Águila y la lambda, la última novela de mi amigo y paisano Pedro Santamaría.

17.- ¿Qué es para ti la novela histórica?
Más que un género, un marco de ambientación. En mi opinión, lo que determina el género de una novela es el paradigma argumental y una serie de convenciones, y no el entorno en el que se desarrolla. El nombre de la rosa es, ante todo, una novela negra, aunque tenga la vocación de retratar una época. Es innegable que el proceso de escribir una novela histórica posee unas características especiales, como la necesidad de una labor de documentación, que puede ser mayor o menor en función de las exigencias del relato. Pero puede ser de aventuras, romántica o un thriller, o ajustarse a las características del best seller o a las de la «alta literatura» (entre comillas). Digo esto porque, a veces, se hacen comparaciones descabelladas entre obras que en realidad no tienen nada en común, más allá de estar ambientadas en una misma época.

18.- ¿Qué te has dejado en el tintero?
La verdad es que no se me ocurre nada más que añadir.

19.- ¿Existe algún libro que no te hayas atrevido a leer? ¿Puedes decirnos cuál y por qué?
Hay muchos libros excelentes y, de entre ellos, leo los que más me interesan. Para mí, el factor limitante es el tiempo libre del que dispongo y el interés.

20.- ¿A qué escritor te gustaría que enviáramos este cuestionario?
A mi buen amigo Pedro Santamaría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA