viernes, 6 de septiembre de 2013

JAVIER ARIAS ARTACHO CONTESTA A NUESTRA ENTREVISTA PARA AUTORES

CUESTIÓN DE ESCRIBIR NOVELA HISTÓRICA: HOY CONTESTA… JAVIER ARIAS ARTACHO





1.- Preséntate tú mismo a tus lectores.
Me considero un autor que intenta hacer literatura, con el amplio sentido que tiene esta palabra, y a la vez combinarlo con tramas atractivas, interesantes, que emocionen. En ningún caso me gustaría que se me encasillara como escritor de novela histórica, porque no lo soy. En mis últimas novelas he utilizado este género porque era el adecuado para la historia que quería contar. Me ha llenado de satisfacción las críticas de Eitana, la esclava judía, pero debo decir que ansío lo literario, sea histórico, novela negra o de suspense. Ese soy yo.

2.- ¿Cuándo escribiste tu primera historia?
Acababa de terminar mi carrera de Filología Hispánica especializada en Literatura. Estaba lleno de lecturas y mis dedos estaban cargados de ganas, pero con la experiencia aprendemos que eso no es suficiente. Hace falta técnica, destruir páginas, veteranía. Aquella novelita se titulaba Más allá del recuerdo, fue una autopublicación, cosa que hoy considero muy poco honrosa para la calidad de un escritor y muy atractiva para la desesperación. Si hoy pudiera borrarla del mapa, lo haría. Pero es parte de mi historia.



3.- ¿Cómo recuerdas los comienzos de tu profesión de escritor?
He leído a otros compañeros comentado sus experiencias cuando les haces esta pregunta y creo que todos coincidimos que con ilusión, con mucha ilusión. Y me refiero cuando por fin una pequeña editorial te dice sí a uno de tus textos. ¡Eso es tocar el cielo con las manos! Ni qué decir cuando es una grande. Lo de la profesión de escritor es otra cosa. Para eso hace falta tiempo, tablas y, por supuesto, algunas novelas publicadas. Creo que hoy ya me puedo considerar un profesional de la escritura, con un estilo definido y con oficio. Pero esto tarda algunos años en cuajarse. Me imagino que todavía estoy en ello, como la mayoría.

4.- ¿Has podido, en algún momento de tu vida, vivir de la escritura?
Esta pregunta, amigo mío, parece formulada para encontrar una aguja en un pajar. ¿Cómo vivir de la literatura tal como está el sector? ¿Quién lo consigue? He ansiado muchas veces que esto llegue, pero últimamente este tema me da vértigo. Vivir de ello implicaría muchas veces prostituir tu estilo, escribir por negocio, publicar bazofia si es necesario para comer. Me asombra los escritores que publican tres o cuatro novelas al año y me pregunto, ¿es que yo escribo muy lento o qué clase de novelas son esas? Lo cierto es que como la mayoría estoy lejos de vivir de ella, pero sí me supone un complemento y cierto prestigio dentro del mundo docente donde me muevo. Para mí, eso es suficiente. Si tuviera que escoger entre escribir y la docencia, sería terrible y creo que contraproducente para mí.

5.- ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?
Las minas del rey Salomón. Tenía trece años y aquello me abrió mi apetito por la lectura.



6.- La inspiración siempre es esquiva, o no. ¿Tienes algún método o rutina para que no falte a la hora de escribir?
Esta es otra de esas preguntas tópicas que, evidentemente, satisface a los que no escriben. Los que sí lo hacemos, sabemos que la escritura es un oficio como cualquier otro. Hay que dedicarle tiempo, ilusionarse con él, buscarle sentido... Y algunas veces, mientras estás inmerso en él, surge la inspiración. Pero para que esta surja, te debe encontrar trabajando, frente al ordenador o investigando. A veces aparece mirando un paisaje, por ejemplo, pero solo me da para tomar alguna nota. Creo que con las clases pasa lo mismo. Hay días que estás más inspirado y otros menos, evidentemente. Pero es mi trabajo y lo tengo que hacer todos los días. Es por eso que detesto a esos ignorantes que creen que, cuando después de tu trabajo te pones a escribir, simplemente lo haces por hobby, como un placer relajante que es como tirarse de un tobogán.

7.- Reseña, sin humildad, tus libros mejor escritos.
Todos los intento escribir bien, sinceramente. Cada uno tiene su estilo. Creo que intento hacer bien mi trabajo y que estoy en progresión. Estoy convencido de que todavía no escribí mi mejor novela. Es por eso que me gustaría que mis propios lectores indagasen cuál de mis obras les puede interesar más. Él último, en la prestigiosa MR puede ser considerado el mejor por su sello, pero esto a veces es engañoso.

8.- ¿A qué personaje de tus novelas te gustaría dar vida?
Probablemente a Didico, el médico de la Eitana, la esclava judía, o a Simón, el protagonista de La sombra de Masada. Todos tienen algo de mí.

9.- ¿Crees que el negocio editorial va por buen camino?
¿Para quién? ¿Para el editor, para el escritor o para el lector? Comencemos por el editor. Creo que para ellos no va tan bien como antes, pero tampoco es calamitoso - pienso en los grandes grupos, claro -. Les da absolutamente igual vender pornografía, flores, vampiros, literatura... Para la mayoría es un mero negocio y es por ello que nosotros siempre que intentamos hacer literatura debemos recordar que no podemos desvincularnos de lo comercial. Para el escritor creo que, dicho lo dicho, podemos imaginar que no va muy bien. Además, desde mi experiencia, falta fidelidad editorial, compromiso, apuesta. Las mismas editoriales buscan el mercadeo de autores igual que las compañías telefónicas agitan a los clientes de los otros. Hay pocos valores, y a veces por nuestra parte también. Finalmente, para los lectores se suma una dificultad añadida a este escaso interés por primar la calidad: la aparición del todo vale. La puerta abierta por las autopublicaciones digitales es muy lícita, pero en la mayoría de los casos se trata de obras mediocres, por no decir malas, que solo encuentran esa vía de publicación y que, por cero ochenta y pico, lo tienes descargado en tu ordenador para leerlo. Esto, como canta el tango, es un cambalache.

10.- ¿Cómo compatibilizas tu vocación con tu vida particular?
Con mucho sacrificio. Tengo una casa, tres hijas, una esposa genial, doy clases en Secundaria, Bachillerato y Universidad. Intento hacer deporte... y respirar. Soy todo voluntad. Pero lo primero es vivir. Cuando me dicen, ¿para cuándo la siguiente? Para cuando me dejen mis otras obligaciones.




11.- ¿Cuál es tu peor manía a la hora de escribir?
Ninguna. Al tener poco tiempo y ser inquieto me acostumbré a escribir en cualquier lugar. Quizás, solo necesito silencio. Esto mejora mucho mi trabajo.

12.- Indícanos un autor predilecto anterior al s.XX que te haya convencido como lector y como escritor
Mario Vargas Llosa, García Márquez e Isabel Allende. La de los comienzos, claro, como los dos primeros.

13.- ¿Ebook o en papel?
Los dos. No son excluyentes. A veces es mejor tener un ebook, a veces un libro. La verdad, yo disfruto más con el libro. No nos engañemos.

14.- ¿Qué relación te une con Granada?
Lo siento. Ninguna. Espero que la próxima vez que me lo preguntes, esto haya cambiado.

15.- ¿Qué te traes, actualmente, entre manos?
Estoy muy ilusionado con el próximo lanzamiento de mi última novela a comienzos de 2014, editada por La Esfera de los Libros. Es una mezcla de géneros que atraerá a los lectores de novela negra y de suspense y a los de novela histórica. Es un proyecto original que nada tiene que ver con Eitana, la esclava judía, solo que vuelvo a la Roma Antigua. Sin embargo, es algo diferente a lo que hay hoy en el mercado. A la vez, ahora mismo estoy muy avanzado en otra gran novela que espero acabar en 2013 y que solo te puedo decir que se desarrolla en algún lugar recóndito de Latinoamérica y que narra las vicisitudes de los primeros colonos que llegaron a esa tierras. ¿Es histórica? Siempre soy fiel a los acontecimientos, pero mi intención es contar la historia de superación de una muchacha inglesa y el pasado oculto de su familia. Creo que esta será una grandísima novela, pero hay que acabarla... No puedo dar más pistas.

16.- Recomienda un libro para este verano.
Me ha encantado El guardián invisible, de Dolores Redondo. Tiene un aire a mi próxima novela.
17.-  ¿Qué es para ti la novela histórica?
Para mí hay dos tipos de novela histórica: la de aquellos autores que se empeñan en resumir una vasta documentación y exprimirla con sencillez para que el lector la digiera más fácilmente a través de una historia que, más que historia, es una excusa. Estos son muy buenos historiadores, pero malos novelistas. A la gente que les gusta la historia, a veces les enganchan. Luego están los autores que quieren contar una historia, construir una trama, emocionar, interpelar y, para ello, se documentan, ponen lo aprendido sobre la mesa como si fuesen un cocinero, y luego utilizan solo los ingredientes que necesita para construir su historia. Esto es literatura.



18.- ¿Qué te has dejado en el tintero?
La verdad, no se me ocurre. Quizás para los que están comenzando en el mundo de la escritura. Yo, en los momentos de dificultad, cuando nadie prestaba atención a mi trabajo, acuñé una frase que me repetía para animarme, como si fuese judío y repitiese mi Shemà: si tienes talento, trabaja, y espera tu momento.

19.- ¿Existe algún libro que no te hayas atrevido a leer? ¿Puedes decirnos cuál y por qué?
No, sinceramente no. Hay libros que por diferentes circunstancias los dejas porque no te interesan, pero no siempre es por su calidad, sino porque no es tu momento.

20.- ¿A qué escritor te gustaría que enviáramos este cuestionario? 
¿Qué decirte? A Erika Leonard James, la autora de Las sombras de Grey. Le preguntaría como decimos en Argentina - para los que no lo sepan, no soy de aquí, ni soy de allá, pero el acento se me nota -. Le diría así: Escuchame, flaca. ¿Vos sos o te hacés?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA