jueves, 24 de septiembre de 2015

JUAN PEDRO MESA DE LEÓN (I)

Comenzamos nueva sección en el blog de las Jornadas de Novela Histórica de Granada con el propósito de dar a conocer al gran público a esos granadinos notables, nacidos o afincados en nuestra ciudad. Hoy le dedicamos nuestro recuerdo a uno de los periodistas más sobresalientes de Granada, Juan Pedro Mesa de León, nacido en Pinos Puente el 3 de noviembre de 1859. Fue dramaturgo, fundador y presidente de la Asociación de Periodistas (1909) y más tarde presidente de la Asociación de la Prensa, creada por el también periodista Seco de Lucena en 1912.


Muy activo en todo lo que fuera novedad de su siglo también fue presidente de la Unión Velocípeda y director de varios periódicos. Su reconocimiento se debe, fundamentalmente, a su actividad periodística por la que sufrió cárcel varias veces, fue agredido en la calle y se batió en duelo con el también escritor Joaquin Dicenta.

Esperamos que os guste este magnífico artículo de Francisco Gil Craviotto.



Libertad de prensa durante la Restauración.
-
MESA DE LEÓN EN LAS MAZMORRAS DE LA AUDIENCIA DE GRANADA. SU DELITO: UN ARTÍCULO DE OPINIÓN.
--
         En 1886 –el año en que viene al mundo Alfonso XIII- el periodista Juan Pedro Mesa de León (Granada, 1859-1937) después de dos años de residencia en Almería, está de nuevo en Granada. Poco después de su llegada, el 22 de mayo de 1886, aparece La Publicidad, diario político republicano independiente, muy vinculado a Manuel Ruiz Zorrilla. Su director es Mesa de León. Desde su primer número el periódico hace gala de su republicanismo que lo pregona a los cuatro vientos y con una osadía que roza la temeridad. Así es posible leer en su editorial:

Ese ideal político es la República, pues entendemos que es la única forma en que pueden hacerse efectivos los derechos, y al decir derechos, libertades a que el hombre es acreedor.

El joven Mesa de León –sólo tenía 26 años-, siguió publicando artículos inflamados de republicanismo y denostando el caciquismo de la época, (muy interesante el que dedicó al posible retorno de Isabel II: Sírvanos de grito de guerra las palabras del malogrado general Prim: “Jamás, jamás, jamás”) hasta que el 28 de septiembre, aparece en primera página el siguiente titular: Denuncia de la "Publicidad" y prisión de nuestro Director. Estaba claro que el Poder había decidido poner punto final a tales excesos.

         ¿Qué ha ocurrido? La razón invocada, como muy bien precisa La Publicidad, es el artículo de fondo titulado El Ejemplo, Pero, ¿que hay detrás de todo esto? Para responder a esta pregunta es preciso hacer marcha atrás algunos meses. Recordemos: El día 17 de mayo de 1886 viene al mundo el futuro Alfonso XIII y el 19 de septiembre, tiene lugar la intentona de Villacampa que, después de un saldo de varios cientos de muertos, terminó en un rotundo fracasado. Tal intentona pone al rojo vivo la situación de los republicanos españoles. El trago más amargo –nos dice Melchor Fernández Almagro- llegó cuando  los consejos de guerra dictaron los severos fallos que eran de esperar. El brigadier Villacampa, el teniente González y los sargentos Velázquez, Cortés, Bernal y Gallego fueron condenados a muerte y a reclusión militar perpetua unos trescientos procesados. La única puerta abierta que quedaba para salvar a estos infelices -el verdadero comanditario, Ruíz Zorrilla, quedaba a buen recaudo en su exilio de Francia- era el indulto.    La prensa republicana que, dada su mínima audiencia, hasta entonces había gozado de una gran tolerancia por parte del Gobierno, ahora empieza a ser vigilada muy de cerca por los fiscales gubernamentales. Antes de que el joven Juan Pedro Mesa de León pisara la cárcel de la Audiencia de Granada, ya lo habían hecho en Madrid los directores de El Liberal y otros periódicos republicanos de la capital.  A pesar de estos precedentes, nuestro joven director decidió coger el toro por los cuernos y el día 28 de aquel mes de septiembre apareció en la primera página de La Publicidad el polémico artículo que daría con sus huesos en la cárcel.         


          Al analizar hoy aquel artículo de Mesa de león uno queda gratamente sorprendido ante su habilidad de argumentación y sutileza de su pluma. Merece la pena comentarlo. Podemos dividirlo en cinco partes claramente diferenciadas:

         a) Introducción. El periodista pone al corriente al lector del luctuoso suceso. b) Alegato contra los jueces militares. ¿Quiénes son los jueces que disponen de la vida de esos desventurados?, se pregunta Juan Pedro. Pues los mismos -responde al lector- que momentos antes combatían contra ellos. A partir de este momento queda claro que la imparcialidad de estos jueces deja mucho que desear. c) Exhortación contra la pena de muerte en general y, de una manera muy especial, cuando se aplica por motivos políticos, que termina calificándola de "barbarie de los tiempos de la Edad Media, conservada en los tiempos modernos que se jactan de su progreso y civilización. d) Entronque con la situación española de los últimos años, con unas alusiones muy claras a Sagasta -en ese momento en el poder- y unos dardos muy bien afilados contra los conservadores que, desde la oposición, azuzaban al Gobierno para que hiciese uso del rigor y el escarmiento. "España, es sin duda, -nos dice- la nación donde más sangre se ha vertido por causas políticas". e) Una llamada a la misericordia, que se podría resumir en el siguiente axioma: sólo los hombres superiores son capaces de perdonar. Pide misericordia para los vencidos, no porque sean republicanos, sino simplemente porque son personas. Termina con una frase terrible, alusiva a los comienzos del reinado del recién nacido rey Alfonso XIII: Primera ola de sangre, que baña la cuna de un niño.          
         

         El juez que, cumpliendo órdenes de arriba, fue a intervenir los números de La Publicidad y a detener a su director, ni remotamente pudo vislumbrar la propaganda que, sin proponérselo, le hacía al periodista y al periódico. En el número del día 28 de septiembre La Publicidad da cuenta de la detención de su director y el 29 puede anunciar a toda plana la cantidad de personalidades que han pasado por la prisión de la Audiencia a visitar al detenido. Entre ellos, nada menos que Mariano de Cavia de visita en Granada. Al día siguiente, 30 de septiembre, la lista se amplía con nuevas visitas. Entre ellas tres comisiones de estudiantes. También aparece una nota muy importante: el eminente jurisconsulto y profundo filósofo don Nicolás Salmerón y Alonso se va a encargar de la defensa de nuestro querido director.

         ¿Le interesaba al Poder hacer del director de La Publicidad un nuevo mártir de la causa republicana? En modo alguno. Mucho menos que Nicolás Salmerón tomase cartas en el asunto y transformase la defensa del detenido en una tribuna de exaltación republicana. Por otra parte, ¿no había comenzado la reina Regente por conceder el indulto a los que habían intentado terminar para siempre con la monarquía? El 6 de octubre podemos leer en el mismo periódico:

 Ayer, a las cinco de la tarde, recobró bajo fianza la libertad nuestro muy querido director don Juan Pedro Mesa de León.


El Poder había creído en la eficacia de su medicina -aquellos siete días en el calabozo de la Audiencia- para curar a nuestro protagonista de sus impaciencias republicanas. No tuvieron en cuenta su testarudez ni la de su entorno. Tan sólo llevaba quince días libre y en la calle cuando el 21 de octubre de aquel mismo año, volvió a caer en el mismo pecado: un editorial una vez más lleno de dardos contra la monarquía.          Algunos días después, -2 de noviembre de 1886-, la publicación de otro artículo, -Vida y muerte era su título- da de nuevo con sus huesos en la cárcel.

El día 9 hay otra denuncia y el 11 la sección editorial de La Publicidad se titula así: Siguen las denuncias y las prisiones. Así continúa la situación hasta que el doce de febrero de 1887, publica La Publicidad, en su sección Crónica local,  la siguiente nota:

Anoche, a última hora, recibimos una carta de nuestro queridísimo compañero don Juan Pedro Mesa de León, en la que nos manifiesta su determinación irrevocable de separarse en absoluto de este periódico y su deseo de que en el presente número así lo hagamos constar.

Desde ese momento tenía las manos y la mente libres para incorporarse a otro periódico y a otras ideas.

        Ahora el mecenas es Indalecio Abril y León. Detrás de él está el tercer hombre de la política española del momento, Francisco Romero Robledo y su nuevo partido reformista,  surgido a raíz de sus desavenencias con Cánovas e integrado  por los decepcionados de todos los demás partidos de entonces. ¿Cuándo conoció Mesa de León a Romero Robledo? Lo ignoramos. Lo único que sí podemos afirmar es que entre ambos hombres en seguida cundió la amistad. Precisamente, entre los rasgos que Azorín, que lo conoció muy bien, señala de Romero Robledo, destaca su facilidad para crearse amigos. Cabe preguntarse cómo pudo ser que el joven Mesa de León diese tal salto político del más radical republicanismo al reformismo de Romero Robledo-; pero, si analizamos con detenimiento los postulados romeristas, vemos que el salto no fue tan vertiginoso como a primera vista pueda parecer. De todos los políticos pro monárquicos era Romero Robledo el más próximo a los postulados republicanos. En 1901, al hablar de República y Monarquía, Romero Robledo dijo públicamente en el círculo de su asociación: Yo estoy en la linde.

El primer número de La Política apareció el día primero de marzo de 1887. Sabemos por el número siguiente del periódico que tal acontecimiento se celebró con un gran banquete en la casa del magnate Indalecio Abril. Exquisitos manjares, lujo y distinción.

Mientras tanto, La Publicidad, tras el fracaso de ver realizados sus ideales políticos, ha entrado en una etapa de decadencia de la que le va ser muy difícil salir.

         ¿Habrían terminado, con el cambio de periódico, las cuitas de nuestro personaje? En modo alguno: por el periódico del 22 de marzo de 1887 sabemos que el día antes tuvo lugar en la Audiencia de Granada el juicio contra Juan Pedro Mesa de León, en el que el fiscal de su Majestad pidió para él nada menos que treinta años y tres días de cárcel por tres supuestos delitos de prensa. Sin embargo, según se nos informa en el periódico del 29 de marzo la sección segunda de la Audiencia, terminó absolviéndolo de todo delito. Cinco días después del fallo del juez, Juan Pedro tuvo ocasión de comprender en sus propias carnes que sus enemigos no habían depuesto las armas: el 4 de abril fue atacado por un matón, provisto de estaca, que le propinó tal paliza, que durante un mes lo tuvo en la cama. ¿Finalidad? Tener bien amordazada a la prensa. El comentario del propio periódico no puede ser más explícito:          

¿Habrán creído esos... "señores" que con la "brutal elocuencia de los palos" van a conseguir el silencio de la prensa? .

         Palabras, adhesiones, discursos... pero él continúa en la cama.

         Al fin lo ha comprendido: tiene que abandonar Granada. Sus enemigos jamás lo dejarán en paz. Unos días después Juan Pedro Mesa de León  toma el tren que lo llevará a Madrid.


         Francisco Gil Craviotto.


1 comentario:

  1. Magnífico, como no podía ser de otra manera, el serio y elaborado artículo sobre Mesa León de mi querido y admirado don Francisco Gil Craviotto. Celia Correa

    ResponderEliminar

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA