martes, 13 de agosto de 2013

JOSÉ LUIS MUÑOZ CONTESTA A NUESTRA ENTREVISTA PARA AUTORES

CUESTIÓN DE ESCRIBIR NOVELA HISTÓRICA. HOY CONTESTA... JOSÉ LUIS MUÑOZ





 1.- Preséntate tú mismo a tus lectores.
Me llamo José Luis Muñoz, nací en Salamanca en 1951, pasé mi infancia, juventud y buena parte de mi madurez en Barcelona, en el barrio de Gracia, viví un breve período en Granada y me he instalado en el Valle de Arán.  He escrito desde siempre, pero empecé a publicar, casualmente, a los 33 a raíz de obtener, en el mismo año, los premios Tigre Juan y Azorín con dos novelas de género negro: El cadáver bajo el jardín y Barcelona negra. Desde entonces he ido publicando mis libros de forma periódica y continuada, hasta un total de 36 entre novelas y libros de relatos que comprenden casi todos los géneros literarios: negro, histórico, erótico, fantástico, humor... y he tenido la fortuna de ganar el premio La Sonrisa Vertical, Café Gijón y Camilo José Cela además de los antes mencionados y algunos otros. Como articulista he colaborado en una serie de medios de comunicación nacionales con escritos de opinión política, reportajes de viajes, otra de mis pasiones, reseñas cinematográficas y literarias.

2.- ¿Cuándo escribiste tu primera historia?
Pues creo que fue a los seis años. Escribía relatos cortos porque en mi casa los libros ocupaban un lugar importante  por el hecho de tener, afortunadamente un padre bibliófilo que me marcó mi vida literaria aunque él nunca llegó a saberlo al morir prematuramente. A la edad en que otros niños jugaban a la pelota yo leía y escribía. Un bicho raro, sin duda. A los siete u ocho años escribí mi primera novela, que guardo en algún cajón, un western. Luego, años más tarde, con doce, una novela de ciento y pico páginas sobre…el Holocausto, tema al que volví mucho años después con El mal absoluto; y más adelante, con catorce, una novela épica sobre la conquista del Oeste que creo tiene mil páginas y anda perdida por alguno de mis cajones y legaré, algo que le causa pánico y gracia al mismo tiempo, a mi buen amigo Julio Murillo, un excelente autor de novela histórica.

3.- ¿Cómo recuerdas los comienzos de tu profesión de escritor?
Excitantes y con instantes de pánico. Como todos, escribía para mí mismo. El hecho de publicar, hacer público, mis escritos sobre papel fue un shock, más teniendo en cuenta lo tímido e introvertido que yo era en aquellos momentos. Mis dos primeras novelas, además, venían avaladas por dos premios importantes, tuvieron la suerte de ser editadas por Júcar en su colección Etiqueta Negra y ser presentadas en la primera Semana Negra de Gijón. Con ese desembarco espectacular parecía que iba a comerme el mundo. Pues no. La nuestra es una carrera de fondo, con múltiples travesías del desierto. Por esa razón mi blog literario se llama La soledad del corredor de fondo, porque creo que el título de la novela de Allan Sillitoe define perfectamente la profesión.

4.- ¿Has podido, en algún momento de tu vida, vivir de la escritura?
No exactamente, quizá por miedo, porque el mundo literario es muy aleatorio, te encumbra en un momento determinado y te olvida al siguiente, pero sí te diré que hubo una época, alrededor de los años 90, en la que me ganaba muy bien la vida escribiendo artículos, reportajes y columnas de opinión a destajo, y que entonces las pagaban extraordinariamente bien.

5.- ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?
            Mis padres me regalaban libros preciosos ilustrados sobre las Sagradas Escrituras, sobre leyendas americanas…pero creo que los primeros libros serios que leí fueron los de Jack London y me marcaron. El primer libro que recuerdo fue Colmillo blanco.  Luego leí bastante a Enid Blyton, una autora juvenil ahora olvidada, Julio Verne, Emilio Salgari, Zane Grey. Después vinieron Stevenson, Poe, Conrad. Leía a todas horas. Leer e ir al cine eran mis aficiones de entonces. Me daban premios en la biblioteca del barrio de Gracia en Barcelona en donde pasaba las tardes por lector fiel. Cogía clandestinamente libros de la biblioteca de mi padre que, teóricamente, no eran para mi edad.  Me leí a todos los clásicos rusos a los quince años. A los 17 leía a Faulkner, Steinbeck, Caldwell. Podía leer hasta cuatro libros a la semana. Luego, en la universidad, llegaron los sudamericanos: Vargas Llosa, García Márquez, Borges y Cortázar, que fue determinante para mi escritura, que me marcó profundamente a la hora de jugar con las palabras.

6.- La inspiración siempre es esquiva, o no. ¿Tienes algún método o rutina para que no falte a la  hora de escribir?
            La inspiración la encuentras escribiendo. Algunos días te resulta más fácil escribir, es como si tiraras de un hilo, y hay otros momentos en que tienes más dificultades para hacerlo. Pero nunca me he encontrado con ese momento dramático de la página en blanco, quizá porque tengo mucha imaginación y siempre me rondan historias que contar por la cabeza. Suelo madurar mis historias en la cabeza, en los momentos previos al sueño.



7.- Reseña, sin humildad, tus libros mejor escritos.
Hablar de uno mismo causa cierto pudor, pero te puedo decir que estoy medianamente satisfecho de haber escrito La pérdida del paraíso, la trilogía sobre el descubrimiento de América que publicó Planeta; El mal absoluto, que es casi un libro filosófico centrado en mi visión del Holocausto; La Frontera Sur, que creo que junto a Lluvia de níquel, La caraqueña del Maní, Llueve sobre La Habana y Marea de sangre son mis novelas negras más acabadas, y Patpong Road que es mi confesión más descarnada a tumba abierta, sin duda mi novela más personal y dura de todas las que he escrito.

8.- ¿A qué personaje de tus novelas te gustaría dar vida?
Mis personajes son ciertamente complejos, como lo soy yo. En ellos suelo poner mi parte mala y perversa, porque siempre digo que no somos uno solo sino dos, o tres, y que vivimos muchas vidas a lo largo de nuestra existencia. Resulta difícil, casi imposible, hallar uno que sea un tipo de una sola pieza, porque no los hay en la vida real salvo excepciones como Vicente Ferrer, mi héroe de carne y hueso preferido. De mis personajes de ficción me quedo con Marín de Urtubia, el protagonista de La pérdida del Paraíso. Tiene bastante de mis rasgos y mis dudas existenciales y en algún momento de mi vida he obrado como él con efectos desastrosos. Es un Fletcher Christian, el Marlon Brando de Rebelión a bordo. Aunque todos los protagonistas de mis novelas tienen algo de mí, es inevitable.

9.- ¿Crees que el negocio editorial va por buen camino?
Creo que va por mal camino. En este país falla algo fundamental desde hace muchos años: la cultura. Y ningún gobierno, ni de derechas ni de izquierdas, ha hecho una inversión seria en cultura. Somos un país que lee poquísimo y en donde se publica muchísimo. Ediciones enteras se convierten en pasta de papel.  La crisis está empeorando las cosas. Las pequeñas editoriales cierran. Los premios literarios, que han sido un medio de subsistencia del que he echado mano con frecuencia, desaparecen o están muy corrompidos. El panorama es desolador para el mundo del libro que sólo unos nostálgicos estamos defendiendo. Se producen fenómenos literarios y se venden muchísimo determinados libros, pero sólo estos. Por otra parte el ebook no acaba de cuajar aquí.

10.- ¿Cómo compatibilizas tu vocación con tu vida particular?
Casi toda mi vida, en la actualidad, gira alrededor de la escritura, máxime cuando uno va haciéndose mayor y el tiempo es un bien escaso que se tiene que aprovechar. Escribir es como un sacerdocio. Soy muy organizado. Vivo en un lugar tranquilo de la montaña, en el valle de Arán, y eso me permite tener una vida más o menos sana y disponer de tiempo suficiente para dedicarme a escribir. Suelo escribir todos los días. Es una disciplina que me mantiene siempre en forma, una gimnasia literaria. Tengo muchos proyectos en la cabeza y me falta tiempo para llevarlos a cabo. Y no descuido mi vida familiar, así es que de vez en cuando bajo a Barcelona a reunirme con mis hijos y mi preciosa nieta y a ponerme al día de los estrenos cinematográficos, porque el cine es otra de mis confesables pasiones.

11.- ¿Cuál es tu peor manía a la hora de escribir?
Bueno, necesito que no haya absolutamente nadie en unos cuantos metros a la redonda. Silencio absoluto o fondo musical de jazz. Antes, preferiblemente, escribía de noche, por la madrugada. Ahora puedo escribir a plena luz del sol. En invierno suelo fumar en pipa cuando escribo, porque me relaja.

12.- Indícanos un autor predilecto anterior al s.XX que te haya convencido como lector y como escritor.
Es imposible citar uno solo. Jack London, podría ser uno de ellos. Dickens, probablemente otro. Dostoievski, sin duda alguna. Petronio y su Satiricón. Shakespeare, en donde encontramos todas las pasiones y bajezas humanas. Lo que me aterra es que los lectores de hoy en día, si es que quedan, no conozcan a esos autores fundamentales que se deben leer. Quien más me puede haber influido de ellos quizá sea Dostoievski, sin ser consciente de ello. Lluvia de níquel tenía bastantes cosas de El jugador. 



13.- ¿Ebook o en papel?
Papel, sin duda, aunque sin despreciar el ebook. No concibo mi casa sin estanterías llenos de libros. Los libros me han acompañado desde siempre. No sé vivir sin ellos. Y adoro el libro como objeto, que puedo tocar, oler, ver. Mi relación con el libro es sensorial. Siempre entro en las librerías, me paseo por ellas, aunque luego salga sin ningún libro bajo el brazo.

14.- ¿Qué relación te une con Granada? 
Descubrí la ciudad en una huida, al azar, de una redada policial durante el franquismo. Fui a la estación de Francia, en Barcelona, con la que entonces era mi pareja y después ha sido mi mujer y madre de mis hijos, y sencillamente tomé el primer tren que partía e iba casualmente a Granada. Me sedujo la belleza de la ciudad durante los diez días que permanecí refugiado mientras la presión policial decrecía en Barcelona. Casualmente, muchos años más tarde, di con mis huesos en Granada haciendo el servicio militar y el recuerdo entonces no fue muy bueno. Mi tercera estancia en la ciudad, la más larga, tres años y medio, fue por una relación sentimental. Fue entonces cuando viví plenamente Granada con sus pros y sus contras. Es una ciudad compleja y contradictoria, puede ser pura poesía y belleza en los alrededores del Albaicín y Sacromonte, como todo lo contrario si te alejas de esos lugares. Me acuerdo como anécdota, porque venía de Barcelona, que es una ciudad lógica y cuadriculada, lo que me irritaban las calles torcidas de la ciudad. Creo que hice buenos amigos en ese periodo en Granada, y ahí están.

15.- ¿Qué te traes, actualmente, entre manos?
Varios proyectos. Terminar, de una vez, una novela histórica sobre la conquista de México por Hernán Cortés, una novela que me ha llevado diez años acometer y que ya casi está a punto, y escribir una novela negra ambientada en el Oeste americano y Alaska, razón por la que he estado viajando durante tres largos meses por esa zona, que tendrá claros tintes bíblicos, se llamará Brother, porque ese es el apellido de los hermanos protagonistas: Cain, sin acento, porque no hay acentos en EE.UU, y Abel; es una historia que me venía rondando dese hace años en la cabeza, una mezcla de road movie y western, y ahora le ha llegado el momento de convertirse en novela. Bueno, y lo más inmediato, tras la publicación de mi novela de terror ambientada en la ciudad de Granada, La invasión de los fotofóbicos, será la aparición, pasado el verano, de una novela histórica titulada El secreto del náufrago que habla de un período de la vida de Cristóbal Colón previo al descubrimiento de América.

16.- Recomienda un libro para este verano.
Pues voy a recomendar el libro que leo estos días, que no es un bestseller ni edita una editorial muy conocida. Se trata de un pequeño libro de relatos que no llega a las cien páginas llamado Estrategias de supervivencia y del que es autor Carlos Manzano y se devora. Literatura de alto voltaje y provocativa. Una de mis frases más recurrente es que yo escribo para intentar que el lector sea otro después de leer una de mis novelas. Carlos Manzano, un maño de Zaragoza cosecha del 65 y apasionado de la literatura, hace lo mismo. Lo edita Libros Certeza.

17.-  ¿Qué es para ti la novela histórica?
Decir que es todo aquel relato ambientado en una época pretérita resulta una obviedad. Para mí una novela histórica debe arrojar una cierta luz sobre nuestro pasado que es el que determina nuestro presente. No se pueden relatar sin más una serie de acontecimientos, sino, sobre todo, situarlos en la época y en el modo de pensar de entonces. El novelista histórico tiene que ser capaz de no abrumar al lector con el exceso de documentación que ha tenido que manejar para llevar a cabo su empresa y sumergirlo en la época, hacerlo vivir ese momento del pasado, hacer con él el viaje a otro siglo. Muchas veces a través de la ficción se está mucho más cerca de la realidad histórica que leyendo  los manuales ortodoxos que se han escrito porque la historia siempre es parcial, se escribe por y desde una perspectiva concreta y casi siempre al servicio de alguien o algo. La historia la escriben los vencedores, se suele decir. Por eso yo, en mis novelas históricas, y particularmente en esta que estoy acabando sobre Cortés y México, trato de dar una visión panorámica y nada sesgada de los hechos. Lo hice también en El mal absoluto que, a su modo, es también una novela histórica, al dar la palabra a nazis y judíos para hablar del Holocausto. En La pérdida del Paraíso el punto de vista adoptado era el de los españoles que acompañaban a Colón en el Descubrimiento, palabra que odio, así es que la cambio por conquista, del Nuevo Mundo, pero los tainos y caribes, indígenas de las primeras islas a las que llegó, tenían una importancia capital en el relato. En El secreto del náufrago, que, en cierta forma, es una precuela de La pérdida del Paraíso, porque habla de un Colón residente en Madeira antes de embarcarse en su aventura, novela histórica que se halla en fase de edición y verá la luz en septiembre próximo, hago un retrato bastante poco positivo del marino genovés y trazo una historia de amor romántica alrededor de la esposa de Colón y un misterioso náufrago que recoge el matrimonio y desvela algunos secretos que luego el genovés utilizará en su provecho. Mis novelas históricas tienen mucho de novelas negras, mis novelas negras y mis novelas históricas tienen mucho de libros de viajes, así es que toda mi producción literaria es un mestizaje de géneros. 

18.- ¿Qué te has dejado en el tintero?
Pues quizá hablar de esta crisis, económica y moral, que nos afecta a todos y, por supuesto, a los escritores, y en la que tenemos el deber moral de implicarnos, poner nuestro granito de arena. Si tenemos esa clase política infame es porque lo hemos permitido, y si siguen en el poder es porque nos puede más la comodidad que la rabia. Aunque la edad me ha moderado, aún conservo intacto mi espíritu de rebeldía y me subleva todo lo que está pasando alrededor de quien, por ahora, ostenta la presidencia de la nación. Ese personaje, por lo que se sabe y se sospecha y se va confirmando, es indigno de ostentar su cargo. No le voy a pedir que se abra las venas en una bañera, como haría un buen patricio romano, pero sí que se vaya a su casa. La crisis ha afectado, y mucho, al mundo de la cultura. Pequeñas editoriales han echado el cierre porque las bibliotecas ya no hacen el depósito automático de libros, muchos premios literarios desaparecen y las corruptelas abundan en los que quedan. La crisis tiene dos vertientes. La económica es muy dura, pero la moral es sencillamente insoportable y hace que se tambaleen todas las instituciones de la nación.



19.-  ¿Existe algún libro que no te hayas atrevido a leer? ¿Puedes decirnos cuál y por qué?
Existe un libro que no me gustó nada y leí de cabo a rabo, obligándome: Ulyses de James Joyce. Me ocupó un año. Lo siento, no le encontré ninguna gracia. El libro nunca debe olvidar su vertiente lúdica y seductora. Quizá a alguien le seduzca el Ulyses, a muchos escritores a los que admiro como a Vila-Matas, por ejemplo, pero a mí me irritó y resbaló por completo. El Quijote lo tengo pendiente, en varias ediciones que heredé de la biblioteca de mi padre, a la espera de su momento, antes de expirar. En busca del tiempo perdido de Proust lo dejé a medias en una mesilla de noche de una de mis casas.

 20.-  ¿A qué escritor te gustaría que enviáramos este cuestionario?
A Julio Murillo, por supuesto. O a Pedro Gálvez. Los dos, además de excelentes autores de novela histórica, son amigos entrañables, que ese es otro de los premios que te depara la literatura: el lujo de conocer a gente como ellos. 


1 comentario:

  1. Excelente entrevista, muy sincera y consecuente, Todo intersantísimo, aleccioandor, además de tu párrafo sobre la actualidad y la necesidad de implicarse; a mí también me subleva la situación pero lo que más es la apatía de la gente. Nos están dejando el calzoncillos y no nos damos por enterados, y no sólo con la cultura. Un saludillo desde Granada y cuidado con el calor y el sol.

    ResponderEliminar

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA