jueves, 24 de octubre de 2013

PEDRO SANTAMARÍA CONTESTA A NUESTRA ENTREVISTA PARA AUTORES

CUESTIÓN DE ESCRIBIR NOVELA HISTÓRICA. HOY CONTESTA... PEDRO SANTAMARÍA





1.- Preséntate tú mismo a tus lectores.
         Me llamo Pedro Santamaría, soy de Santander, nací en mayo de 1975, me gusta la cerveza y la historia.

2.- ¿Cuándo escribiste tu primera historia?
         Aparte de los típicos trabajos para el colegio, a eso de los dieciséis años empecé a escribir una historia que trataba sobre un manicomio de diecisiete plantas (una por comunidad autónoma). El proyecto se quedó en cuatro hojas marranas de cuaderno que andan en algún rincón de la casa de mis padres. Lo que es la primera historia la escribí entre los años 2009 y 2010 y esa historia se ha convertido en mi primera novela: Okela.

3.- ¿Cómo recuerdas los comienzos de tu profesión de escritor?
Todo empezó una mañana de mayo, en 2009. Cada verano suelo plantearme un reto y ese verano escribiría una novela. Así se lo dije a mi mujer tomando el café. Días después era mi cumpleaños y ella, que sabe lo burro que soy, me sorprendió con un regalo al efecto: un portátil de esos canijos que te puedes llevar a todas partes. La nota decía “Ya solo te falta escribirla”. Así que me puse a ello, aquella misma noche, en la cama. Ya se sabe: enciendes el ordenador, le das al Word y aparece una página en blanco. Dos minutos de observación. Luego otros cinco. Escribes un “1” que centras en la pantalla. Lo observas. Te quedas pasmado. Le das al “enter” una vez. Luego al tabulador y miras el reloj. Han pasado veinte minutos. Y te preguntas ¿Qué digo? ¿Cómo lo digo? Creo que la respuesta salió de las entrañas: “Tú empieza. A ver qué pasa”. Y entonces tecleé la primera frase de mi primera novela. Curiosamente, creo que esa frase es la única que no he leído y releído veinte veces para cambiarla. De todos modos, debo aclarar, que tampoco es que me considere un escritor con todas las letras. Soy autor de un par de novelas. Eso es todo.

4.- ¿Has podido, en algún momento de tu vida, vivir de la escritura?
No. Y además no creo que pueda llegar a decir eso nunca. Me gusta este camino que ha tomado mi vida y pienso seguirlo a ver hasta dónde conduce. Me encantaría poder vivir de esto aunque fuese modestamente. Pero me da la sensación de que no será posible. Muchos son los llamados y pocos los elegidos.

5.- ¿Cuál es el primer libro que recuerdas haber leído?
El recuerdo más antiguo que tengo pasando páginas se remonta a un libro de mitología griega para niños, con las aventuras de Heracles, Jasón, Odiseo…

6.- La inspiración siempre es esquiva, o no. ¿Tienes algún método o rutina para que no falte a la hora de escribir?
Me gusta escribir bien temprano por la mañana o muy tarde por la noche. A veces la una y la otra se juntan. Y a veces he estado pegado al teclado doce o catorce horas seguidas durante días, como fue el caso cuando escribí “El Águila y la Lambda”. Algo que no puede faltar es el paquete de tabaco. Fumo como un carretero cuando escribo. No sé si esto entra dentro de “método” o de “rutina”. Escribir y fumar: dos caminos hacia la eternidad.
           
7.- Reseña, sin humildad, tus libros mejor escritos.
Difícil me lo pones. Sólo he escrito dos. Pero vamos allá. Tú lo has querido. 



“Okela” es una intensa novela de aventuras basada en un mito que relata el griego Estrabón en su “Geográfica”. Este mito viene a decir que los cántabros descienden de los espartanos. Okela es, básicamente, una Eneida a la cántabra. Es un mito fundacional escrito en el S.XXI. La prosa es fluida y cuidada. Está plagada de batallas fabulosamente narradas, historias de amor que harían replantearse su vida a Antonio Gala y escenas de sexo que sonrojarían al mismísimo señor Grey. Bueno, igual me he pasado un poco.



“El Águila y la Lambda” es, sencillamente, un torbellino de acción. En ella podemos vivir una época poco tratada en la novela histórica: la primera guerra púnica. No toda, pero sí un año. El que, para mí, resulta más evocador de los veinticuatro que duró aquel conflicto. Es la historia del primer desembarco romano en África, a cargo del cónsul Marco Atilio Régulo y está basada en los relatos del historiador Polibio. La novela se cuenta desde cuatro puntos de vista que se van intercalando. Dos de los personajes son históricos: el cónsul Régulo y Jantipo, un mercenario espartano al servicio de Cartago. Los otros dos son personajes ficticios: una cortesana cartaginesa y un legionario romano. Amor, humor, honor, traición, batallas y algo de sexo. Y, lo mejor, todo en poco más de trescientas páginas con sus esquemas y mapas.

8.- ¿A qué personaje de tus novelas te gustaría dar vida?
Pues, la verdad, me gustaría quedar a tomar una cerveza con todos ellos a la vez. Con el honorable Régulo, los indómitos Okela y Jantipo, el borrachín y disoluto Bíbulo y, cómo no, con la atractivísima e irresistible cortesana Arishat.

9.- ¿Crees que el negocio editorial va por buen camino?
Lamento no poder opinar. Muy a mi pesar no conozco el negocio editorial. Al fin y al cabo mis novelas llevan en el mercado dos años escasos así que, como quien dice, acabo de llegar al mundillo.

10.- ¿Cómo compatibilizas tu vocación con tu vida particular?
Con cierta dificultad. Generalmente robándole horas al sueño y no encendiendo la televisión. Aunque también es cierto que muchas veces tengo que quitarle horas a mi pequeña familia. Por fortuna mi mujer es comprensiva con esto de aporrear el teclado durante horas y, aunque sé que le gustaría pasar más tiempo conmigo, suele animarme en mis encierros literarios, tanto cuando las musas andan pesadas, como cuando ve que llevo una semana sin escribir una letra.
           
11.- ¿Cuál es tu peor manía a la hora de escribir?
Fumar, sin duda. Habrá que ir pensando en dejarlo, digo yo.

12.- Indícanos un autor predilecto anterior al s. XX que te haya convencido como lector y como escritor.
Homero. La literatura occidental sería incomprensible sin su obra.

13.- ¿Ebook o en papel?
Me quedo con el papel. En lo que a libros se refiere soy un fetichista. Me gusta tenerlos físicamente, verlos amontonados, marcarlos, subrayar frases que me gustan, apuntar una opinión en el margen. Es más, actualmente me encuentro en un serio proceso de “destecnologización”. Me da la sensación, y estoy un poco harto, de que todo cambie tan rápidamente sin aportar demasiado.

14.- ¿Qué relación te une con Granada?
Una imperdonable cita pendiente con ella.

15.- ¿Qué te traes, actualmente, entre manos?
Estoy escribiendo una novela que, al igual que “Okela” y “El Águila y la Lambda”, me hubiera gustado leer. La acción transcurre en Cantabria durante la tardo-antigüedad. El imperio romano ha caído hace ya un siglo y medio y los cántabros, independientes, se han de enfrentar al poder de los godos.

16.- Recomienda un libro para este verano.
Si me permites voy a recomendar dos. Las dos novelas que más he disfrutado en años y que me han hecho replantearme si realmente esto de escribir es lo mío. Por un lado “El error azul” de Javier Lorenzo, alta literatura palabra a palabra, frase a frase. Una novela para leer con calma y paladear. Es de los pocos libros con los que he echado una lágrima. Por otro “Pan y Circo” de Yeyo Balbás una novela histórica que roza la excelencia por su rigor, su mensaje, sus tramas y sus personajes y porque, cuando acabas de leerla, te persigue.



17.- ¿Qué es para ti la novela histórica?
Una contradicción en términos con sentido. Verdad y ficción dándose la mano. Por un lado la novela es un relato nacido de la imaginación que el autor debe cargar de aparente realidad para poder sumergir al lector en un mundo netamente ficticio. La historia, por el contrario, pretende dilucidar la verdad acerca de los tiempos pasados basándose en pruebas. ¿Y cómo se dan la mano? En la novela histórica: la historia pone los hechos y el novelista pone los personajes.

18.- ¿Qué te has dejado en el tintero?
Una pluma repleta de historias que habrá que ir exprimiendo.

19.- ¿Existe algún libro que no te hayas atrevido a leer? ¿Puedes decirnos cuál y por qué?
El “Ulises” de James Joyce. Fui a la librería y pregunté por él. Mi librera habitual me advirtió: “Empezar esto es como dejar de fumar”. Confío en ella ciegamente. Desde entonces tengo pavor a ese libro. Algún día lo leeré. Algún día.

20.- ¿A qué escritor te gustaría que enviáramos este cuestionario?
A Ramón Muñoz, autor de “La Tierra Dividida” y “El Brillo de las Lanzas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA

JORNADAS DE NOVELA HISTÓRICA DE GRANADA